Entrevistas

Eugenio Monesma : “Cada día descubro cosas nuevas” ( por JOAQUÍN CARBONELL para El Periódico de Aragón- 1/11/2007)

Es el mayor documentalista de España. No hay oficio o actividad que se le haya escapado. Son casi 2.000 documentales editados los que pueblan su colección e incontables los premios internacionales. El festival Periferias le premió por toda su carrera. Realiza también Nos vemos en la plaza Mayor (Aragón TV, 14.45 h. sábados y domingos).

–Le han dado un homenaje. ¿Ya lo retiran?

–Por mucho que insistan no me pienso retirar. Tengo claro que hasta los ochenta y pico seguiré dando guerra en la oficina.

–Hombre, que le distinga un evento como Periferias, tan moderno y vanguardista, debe dar gusto.

–¿Esto de la modernidad no es un círculo que se abre y luego se vuelve a cerrar? Igual es que están buscando la modernidad en lo que se hacía hace cincuenta años… Yo creo que la moda consiste en no moverse.

–Cada vez le quedan menos rincones por descubrir…

–Pues los sigo descubriendo. Porque lo actual será antiguo un día. Me interesan mucho las personas y sus historias, como la serie Las ilusiones perdidas, con 12 horas y cien personas entrevistadas desde el año 1989.

–En qué anda ahora?

–Estoy haciendo una película sobre el embalse de la Sotonera, aprobado en 1915. Va a hacer cien años de aquello, se utiliza la presa en 1963 y hoy está sin terminar. Se la quiero dedicar a mi abuelo que fue fusilado allí por los falangistas.

–¿Hizo algo sobre la memoria histórica?

–La hice cuando había que hacerla, hace quince años. Realicé muchas entrevistas para la Guerra Civil en Extremadura, para la Guerra Civil en Cataluña y también en Aragón. Hace diez años no se hablaba nada de este tema y hoy estoy montando ese material.

–¿Le queda tiempo para hacer el programa Nos vemos en la plaza mayor?

–Pues, sí, me queda tiempo; un equipo está continuamente grabando temas y yo me encargo de las presentaciones. Incluso tengo la suerte de poder grabarlo en mi propio plató de Huesca, con lo cual gano tiempo.

–Debería darle un consejo a los jóvenes realizadores.

–El consejo que les doy sería que sean constantes en el trabajo, y que nunca se crean que son los mejores; Amenábar y Almodóvar sólo hay uno. Tienen la suerte de que ahora pueden estudiar audiovisuales y acceder a equipos de alta calidad y baratos; sólo lo que teníamos que gastar en película de 8 mm. era un capital; y el 16mm era carísimo. Ahora el material es gratis y eso no tiene precio. Hay mucha creatividad, algunos con mucha personalidad. Desde Pyrene, incluso, hemos sido una escuela de formación para muchos de estos chicos.

…………………………………………………………………….

Me gusta plasmar en imágenes los recuerdos de las personaspor Chus Castillo. ( 27/03/06.- Los Pirineos.com)

“Me gusta plasmar en imágenes los recuerdos de las personas”. Nuestro personaje entrevistado, Eugenio Monesma, está de actualidad; el pasado mes de enero fue galardonado con la “Pajarita de Oro” en el apartado de Cultura como “Altoaragonés del Año 2005”, premio que deberá añadir a las numerosas distinciones que ha recibido a lo largo de su extensa carrera. Además, recientemente ha presentado sus dos últimos trabajos: “A la caza de la trufa” y “Los músicos de Sobrarbe”, tierra a la que se siente muy vinculado.

Amigo de Montxo Armendáriz, podríamos describir a Eugenio Monesma como una persona de aspecto bonachón, campechano y jovial; uno tiene la sensación cuando te lo encuentras casualmente en algún rincón del Pirineo que hace poco te has visto con él y aquella conversacion que quedó sin terminar vuelve a retormarse de nuevo. Su presencia conforta, alegra, anima y te hace recordar tus raíces, un bálsamo para la mente y un privilegio para quien le conoce; y sin embargo, tras esa aparente tranquilidad bulle una marmita de suculentos caldos cuyo éxito radica en los ingredientes que la componen: tradición, cultura, costumbres, oficios, labores y recuerdos que se mezclan para ofrecernos uno tras otro deliciosos y elaborados platos que nunca nos decepcionan.

Su aspecto particular, caracterizado por su indumentaria de pantalón ancho y cómodo, camiseta de tonos oscuros y chaleco a juego con el pantalón, sombrero de ala ancha, barba canosa perfectamente cuidada, pelo largo, casi blanco atado en una coleta, y ese bolso bandolera que lleva a todas partes y que contiene quien sabe que misterios…., nos recuerda a cierto aventurero de película que se hizo famoso por correr delante de una gran bola de piedra.

Sin duda, Eugenio Monesma bucea en lo más profundo de nuestras raíces y algo muy hondo se remueve en nuestro interior cuando visionamos algunos de sus documentales, haciéndonos recordar aquellas meriendas de nuestra infancia de pan con vino y azúcar.

Eugenio, aunque ya eres sobradamente conocido, sobretodo en Aragón, preséntate para aquellos que todavía no conocen tus trabajos.
Simplemente soy un curioso al que todo lo que le llama la atención en la vida trata de mostrarlo a los demás de la forma que mejor sabe, es decir, con la imagen.

¿Cómo te definirías profesionalmente, como un etnógrafo, antropólogo o documentalista?
Más bien como un documentalista etnógrafo. No soy antropólogo ni ha sido nunca mi vocación.

¿Cómo surgió la idea de hacer documentales y que buscas con ellos?
He querido recoger en ellos todos aquellos elementos de nuestra cultura que se pierden. Tengo la suerte de ser testigo de un cambio social y tecnológico importante, que las siguientes generaciones van a desconocer y siento la responsabilidad de hacerles llegar, aunque sólo sea en imágenes, esa riqueza cultural.

¿Como explicas el éxito de tu trabajo?
Yo no le llamaría éxito, sino simplemente interés que tienen muchos ciudadanos por estos temas. Todos aquellos que han vivido esa época tan cercana en el tiempo en la que las manos artesanas estaban en el día a día de nuestras gentes, o aquellos que han oído hablar a sus padres de esa forma de vida, hoy tienen gran interés porque estos conocimientos no caigan en el olvido.

¿Que sientes cada vez que recoges un nuevo premio como reconocimiento a tu labor?
Siento como si ese premio no fuera mío, sino de todos aquellos artesanos y gentes de nuestros pueblos que han contado o eproducido sus experiencias ante nuestras cámaras. Yo sólo soy un transmisor de esas experiencias a través de las imágenes.

Eugenio, tu que tienes buenos amigos en el mundo cinematografico, ¿no te sientes tentado por hacer una película de ficción?
El tener buenos amigos no quiere decir que puedas hacer una película. De las más de cien películas de ficción que se producen al año en España, sólo llegan a las pantallas un 20% de ellas, y muy pocas dejan huella en los espectadores. Además, un largometraje requiere una dedicación de más de dos años, y en ese tiempo, recogemos con nuestro equipo más de 200 temas etnográficos por todo el país.

¿Y cómo actor……?
Ya me gustaría, pues me inicié en el teatro con el grupo La Tartana de Huesca, y siempre me ha tirado el escenario. Pero no se puede hacer de todo.

¿Vuelves a menudo a los lugares donde ruedas tus documentales?
A algunos sitios, sí. Sobrarbe, por ejemplo, es mi segundo territorio. Al resto de los lugares vuelvo en ocasiones, pues hay que tener en cuenta que grabamos por todo el territorio español, incluidas las islas.

¿Crees que existe crisis en el mundo del documental y concretamente en el documental etnográfico?
Yo entiendo la crisis cuando se habla en términos económicos, y éste no es el caso, porque la cultura nunca ha sido negocio. El documental etnográfico me lo he planteado siempre bajo unos parámetros de producción sin tratar de buscar un rendimiento económico, sino un bien cultural.

 

Pirineo Pirineos
Una casa en San Juan de Plan: Alfredo, Tia Serena (al fondo de la fotografía) y Eugenio (agachado) captando con su cámara un instante irrepetible (foto: cedida por Pyrene)

¿Sientes que has recibido y estas recibiendo suficiente ayuda y apoyo por parte de los organismos públicos o privados?
Nunca es suficiente, pues nos toca hacer trabajos de todo tipo dentro del mundo audiovisual para poder financiarnos muchos de los temas etnográficos para los que no recibimos subvención. Si perdemos mucho tiempo en recorrer pasillos para buscar subvenciones, apoyo o financiación, se nos van muriendo aquellos informantes que son la base de nuestros programas.

¿Crees que tus trabajos han tenido la difusión que merecen?
No, pero la gente los conoce. Cuando se emitieron dos de nuestras series por TVE alcanzaron un buen nivel de audiencia, y llegaron muy bien a los espectadores. Pienso que ello ha contribuido a una valorización de nuestras tradiciones y costumbres.

¿Tu próximo proyecto?
Estamos terminando un proyecto de unos 40 documentales en las Islas Canarias y hemos iniciado otro sobre el hombre y el paisaje en la isla de Ibiza. Además, seguimos realizando documentales etnográficos por todo el país.

¿Tu película favorita?
Dersu Uzala de Akira Kurosawa

¿Que es para ti la vida?
Un cúmulo de experiencias que se comparten con los seres más queridos.

¿Que estación del año te gusta más?
El otoño, por sus colores y por sus frutos. La naturaleza es sabia.

Tu que has estado en tantos rincones del Pirineo, ¿Cuál escogerías para vivir?
El valle de Chistau

¿Tu lugar, espacio o ciudad preferida?
Indudablemente, Sobrarbe y la sierra de Guara

Descríbete en pocas palabras
Un curioso que le gusta hurgar en los recuerdos de las personas

De tantos personajes curiosos como has conocido, ¿cual te ha impactado más?
Hay muchos y no quiero que ninguno se sienta ofendido, pero, especialmente dos que siempre recordaré. Hilario Artigas, de Agüero, y Tía Serena, de San Juan de Plan. Ambos eran como libros abiertos. Pero insisto que hay una lista muy grande de personas que son entrañables para mí

¿Que es para tí la amistad?
Es ese tesoro inmaterial que sólo compartes con aquellos que más han confiado en ti

 

Pirineo Pirineos
Cualquier momento es bueno para disfrutar de una agradable tertulia junto al fuego (foto: cedida por Pyrene)

¿Una noche de tertulia al lado del fuego que recuerdes con más cariño?
Son muchas, porque me gusta mucho el fuego. Pero recuerdo sobre todo las de mi juventud, cuando íbamos en cuadrilla por los pueblos deshabitados, como Ibirque, y nos afincábamos en una casa a pasar el fin de semana

¿Tu mejor década?
La de mis cuarenta años, porque me coge con experiencia y con muchas ganas de seguir haciendo cosas

¿Tu mayor tentación?
Pues no caigo en ninguna. Además, eso no se cuenta

¿Tu último desvarío?
Creerme que soy indispensable

¿Tu causa pendiente?
Tengo muchas causas pendientes, pero no me las planteo, salvo cuando en casos como éste me hacéis pensar en ello.

Y por último, ¿algo que les quieras decir a las personas que leerán esta entrevista?
Que, simplemente, soy una persona a la que le gusta el personaje que le ha tocado representar en esta vida y está a gusto con él UNA VIDA PROFESIONAL MUY PRODUCTIVA

De Eugenio Monesma, director y productor de documentales, podemos decir que, hoy por hoy, es el máximo representante y un referente en el campo del documental etnográfico tradicional de nuestro país ya que ha sabido rescatar a través de sus más de 1500 trabajos, muchos de ellos rodados en la Comarca de Sobrarbe, una parte de la riqueza cultural de un pueblo que sin duda se hubiera perdido en nuestra memoria.

Sus casi 30 años de experiencia avalan una larga trayectoria profesional reconocida nacional e internacionalmente por los alrededor de 200 premios obtenidos, entre los que se encuentran la Medalla al Mérito Cultural, en reconocimiento a su dilatada trayectoria en la defensa y promoción del Patrimonio Cultural Aragonés, la Mención Especial Espiello 2003, a una trayectoria profesional, o la más reciente “Pajarita de Oro” como “Altoaragonés del Año 2005” en el apartado de Cultura, premio que recibió en Huesca en una gala celebrada el pasado mes de Enero.

Sus series y documentales sobre arte, naturaleza, costumbres, gastronomía, tradiciones que se pierden en el tiempo, oficios artesanales, algunos de ellos desaparecidos, constituyen una valiosa aportación para la conservación de nuestras raíces. Eugenio Monesma, como gran parte de los realizadores de su época, se ha formado de manera autodidacta, que evoluciona constantemente en cada nuevo documental que realiza.

Títulos como “Navateros”, “Los cordeleros”, “Hilario Artigas, carbonero de Agüero”, “La miel y la cera”, “Jánovas”, “las Navatas” “La Bolsa de Bielsa”, la serie “Los archivos de la memoria”, dedicados a temas de la cultura tradicional, “Miradas de una vida” sobre la vida de Ramón J. Sender, o uno de los grandes proyectos de su carrera, “Las ilusiones perdidas”, serie que narra la historia de los españoles que, desde el exilio, participaron en la resistencia contra los alemanes y, luego, convertidos en maquis o guerrilleros, cruzaron los Pirineos con la idea de devolver a España la República y la democracia, nos dan una idea de la labor desarrollada por este realizador para recuperar un patrimonio cultural que constituye nuestras mejores señas de identidad plasmando a través de su cámara oficios y tradiciones que de otro modo posiblemente hubieran quedado en el olvido.

Entre las múltiples actividades de este polifacético artista, creador de la productora Pyrene P.V., además de producir y dirigir documentales, cabe destacar su participación activa en la organización de Espiello, certamen de cine etnografico, del que recibió la Mención Especial en la primera edición celebrada en el año 2003, siendo desde entonces presidente del jurado.

Algunos de sus trabajos más destacados son su labor como coordinador en Zaragoza de las jornadas de Artesanía Viva, que estaban patrocinadas por la Universidad Popular, el catálogo de Cine Etnológico en España para el Ministerio de Cultura, la dirección del cine club Peña los 30, numerosas conferencias en universidades y colegios, además de diferentes colaboraciones con medios de comunicación y estamentos oficiales.

La cara menos conocida de este realizador es la de actor, lo que pone de de manifiesto su faceta más artística y polifacética.

 

Pirineo Pirineos
“Estoy a gusto con el personaje que me ha tocado representar en esta vida”

Otros datos de interés

  • En 1952: el 21 de noviembre nace Eugenio Monesma en Huesca.
  • En 1979 se estrena como realizador con su primer corto, “Guernica”, a la que le seguirían “Soldado azul”, “Jaque de reyes”, “Último viaje” y “Strees”, cortometrajes que evidencian una temática de contenido social. Estos primeros trabajos realizados en super 8 tenían un carácter experimental, de animación y temática pacifista. Además, en este mismo año se integra en el grupo “La tartana” entre cuyas obras montadas destaca U-235.
  • En 1983 conoce a Ángel Gari y se integra en el Instituto Aragonés de Antropología, dando paso a sus primeros documentales etnográficos, basados principalmente en el estudio de las costumbres y el trabajo del campo y la vida rural.
  • En 1988 en inicia una colaboración con la Diputación de Huesca para la realización de diferentes videos.
  • En 1991 crea la productora PYRENE P.V., S.L., con el objetivo de realizar una serie, con vistas a su distribución por televisión; la productora cuenta hoy con una plantilla de más de veinte trabajadores.
  • En 2003 recibe la Mención Especial Espiello en la primera edición del centamen de cine documental y etnográfico que cada año se celebra en la localidad de Boltaña (Huesca), presidiendo desde 2004 la mesa del jurado de las siguientes ediciones de Espiello.
  • En 2006 recibe la “Pajarita de Oro” en el apartado de Cultura, al ser nombrado “Altoargonés de Año 2005”, galardón que cada año otorga el Diario del Altoaragón” a aquellos personajes que a lo largo del año han destacado por su trabajo.
  • En la actualidad sigue trabajando con mucho entusiasmo.

Texto: Chus Castillo, febrero 2006
Fotos: cedidas por Pyrene P.V., S.L.